Ya puede apreciarse la disminución en su caudal, y la amenaza es latente y evidente.

Es brutal el impacto de la deforestación que se ha venido presentando en el punto donde nace este afluente hídrico, que ha calmado la sed de los Giganteños por muchos años.

Pese a que hay una zona limítrofe para la protección y preservación de esta fuente de agua, se puede evidenciar la deforestación para realizar actividades agrícolas, en uno de los dos predios privados que tienen influencia sobre el lugar.

Uno de los propietarios de estos predios, quien al parecer es un fiscal en ejercicio, es quien más daño ha causado al nacimiento de agua escudándose en un permiso de la Corporación Autónoma del Alto Magdalena  CAM, según relata un funcionario de la alcaldía Municipal.

De igual forma se ha conocido que algunos habitantes del barrio Luis Alberto Osorio, estarían arrojando basuras en la parte alta del nacedero de agua, agravando así aún más la situación.

“El Chorro” como se le conoce a esta fuente de agua, es emblemática y se puede considerar como un patrimonio de los  Giganteños, teniendo en cuenta que por muchos años ha servido de acueducto alterno cuando hay fallas y suspensión del servicio de agua en el acueducto principal, además en tiempos de sequía y calor también funge como sitio turístico donde muchos van a darse un baño y a refrescarse.

Por otra parte, conocimos, que la Administración Municipal de Gigante, desde la secretaria de Justicia en cabeza de la abogada Adriana Suarez, se han apersonado del problema y están utilizando todos los recursos jurídicos con el propósito de proteger esta majestuosa obra dela naturaleza, y que además han solicitado la visita de funcionarios de la CAM, con el propósito de reversar los permisos de aprovechamiento forestal que se hallan dado por parte de esta entidad en el área de reserva de la quebrada el Chorro.

¿Usted que Opina?