Los 37 municipios realizarán seguimiento y reporte de los casos de lesiones por uso de pólvora pirotécnica, intoxicaciones por consumo de fósforo blanco, metanol o licor adulterado y enfermedades transmitidas por alimentos.

Durante la temporada decembrina y año nuevo, históricamente las lesiones por pólvora han demostrado un aumento en su incidencia, relacionada con la fabricación, almacenamiento, transporte, comercialización, pero, sobre todo, por la manipulación y uso inadecuado, afectando no solo la integridad física y emocional de las personas, sino produciendo importantes pérdidas sociales, económicas y ambientales.

Con asistencia técnica del Instituto Nacional de salud y la participación de las direcciones locales de salud y las ESEs municipales, la Secretaría de Salud Departamental socializó los lineamientos que se deberán cumplir en la vigilancia intensificada a partir del 1 de diciembre y hasta el 15 de enero de 2022.